Blog oficial de la Cofradía de la Santa Vera-Cruz de Andújar y Muy Antigua, Pontificia, Ilustre y Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Columna, Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de los Dolores y San Juan Evangelista

jueves, 15 de septiembre de 2011

EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ 2011


Un año más, en la conmemoración de la Exaltación de la Santa Cruz, en atención al empeño de la Emperatriz Santa Elena, cuyo afán fortaleció sobremanera la veneración al Árbol de la Cruz sobre el que se alzó nuestro Divino Redentor, la Hermandad de la Vera-Cruz, de Andújar celebraba, junto a nuestra Comunidad Parroquial de San Bartolomé Apóstol,  la Eucaristía, rindiendo veneración a la Santa y Vera-Cruz de Cristo, ejemplificada en esta año de 2011 en nuestra Cruz de Guía, ornamentada en su crucero por cuatro cruces de San Juan.


El Santísimo Nombre de Jesús, mostrando sus atributos redentores y sacramentales, sumaba al conjunto de este Altar de Cultos toda la fuerza del más joven de nuestras advocaciones pasadas (en el caso de dulcísimo Infante, aún no incluido en los últimos Estatutos que gobiernan a nuestra Cofradía, que fueron refrendados en el año 1990).



Los arcángeles, San Miguel y San Rafael, ya portando sus atributos de plata, escoltaban al Sagrado Leño que elevó sobre el mundo a nuestro Salvador. El oro blanco dialogaba con el metal plateado de la simbología titular de nuestra Cruz de Guía.





Nuestro párroco y conciliario, Don Juan Francisco Ortiz González, nos exhortaba durante la homilía, para que fuéramos transmisores a nuestros hermanos y hermanas de la Vera-Cruz, del significado de vivir la vida en cristiano.

Al término de la Eucaristía, nuestro Director espiritual nos ofrecío, para su veneración , la cruz de plata y ámbar que posee nuesta Cofradía y que se muestra alzada durante los distintos cultos de la misma.




Al término de la celebración, los dos arcángeles quedaron emplazados en el Altar de la Cofradía, dando escolta de honor a Nuestro Padre Jesús Nazareno.


La huella de Dios, se nos hace imagen precisa en la gastada policromía (e incluso en su lígnea anatomía) de Nuestro Señor, Jesús Nazareno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario