Blog oficial de la Cofradía de la Santa Vera-Cruz de Andújar y Muy Antigua, Pontificia, Ilustre y Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Columna, Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de los Dolores y San Juan Evangelista

martes, 20 de septiembre de 2011

REINA DEL CIELO, ALÉGRATE


Los pasados días 16, 17 y 18 de septiembre, la Hermandad de la Santa Vera-Cruz, de Andújar, celebró Solemne Triduo en honor y homenaje de Nuestra Señora de los Dolores, que estuvo acompañada por la figura del Apóstol San Juan Evangelista en el Altar de cultos realizado para ellos en el presbiterio del Templo de San Bartolomé.

La Priostía compuso para la Dolorosa veracrucera andujareña un Altar organizado desde la que será, en un futuro, la última tanda de candelería que dará luz al rostro de la Madre de Dios contemplada en su mayor aflixión.

El Apóstol Santo ha sido ya proclamado protector del nuevo Grupo Joven nacido en el seno de la Cofradía, cuyo portavoz está organizando los diversos actos que este Grupo ha de realizar durante este primer trimestre del año cofrade.

Os mantendremos informados.









El Santísimo Nombre de Jesús presidió, como ya es tradicional, la Mesa de Reglas que estuvo presente junto al Presbiterio parroquial.

Nuestro Consiliario, Don Juan Francisco Ortiz González, una vez más, acercó el sentido de nuestra Hermandad al significado que comporta la vida en una comunidad parroquial; nuestra cofradía se siente plena en el seno del la parroquia de San Bartolomé, a la que ha aportado durante estos 24 años de su refundación, toda la participación que el tiempo y la disponibilidad de sus cofrades han hecho posible.




Durante los días del Triduo, Nuestro Padre Jesús Nazareno permaneció en el retablo de la Cofradía, presidiéndolo, mientras que, en torno a Él se consumía la cera de los candelabros arbóreos de la Cofradía, junto a la candelería y bronce y hacheros de madera propios de la corporación nazarena del Domingo de Ramos. Dieciséis puntos de luz, fundiendo cera morada, rindieron tributo a la figura de Dios Nazareno.


Y custodiándole, igual que sobre su Paso, permanecieron junto a Él los Arcángeles Rafael y Miguel, portando en sus manos el pez y la alabarda que le son propios a su iconografía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario