Blog oficial de la Cofradía de la Santa Vera-Cruz de Andújar y Muy Antigua, Pontificia, Ilustre y Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Columna, Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de los Dolores y San Juan Evangelista

lunes, 11 de marzo de 2013

PRESENTACIÓN DEL SAGRADO LIGNUM CRUCIS I - EL DEÁN

Fotografías: José R. Delgado Béjar



Comenzamos la crónica de aquella magna celebración de la presentación de la sagrada reliquia de la Cruz de Cristo de la mano de nuestros sacerdotes, nuestros maestros en el conocimiento de las razones por las que creemos en Cristo Salvador, en nuestra guía hacía una vivencia de la vida en Hermandad.


Francisco Juan Martínez Rojas y Juan Francisco Ortiz González nos hicieron partícipes, durante los días vividos, de un mensaje claro y clamoroso: debemos buscar nuestra vocación de servicio a los demás, tal y como la hemos recibido de Dios. Y debemos ser valientes y ser conscientes de que esta fe asumida tiene su transfondo en la historia de nuestras Cofradías vera-cruceras y su futuro en el seno de la Iglesia Diocesana de la que participamos y en la que somos.

La intensa y emocionante jornada del 23 de febrero de 2013 comenzó con la conferencia pronunciada por el deán de la Santa Iglesia Catedral jiennense, don Francisco Juan Martínez Rojas, que disertó sobre los orígenes y la presencia hasta nuestros días, de las Cofradías de la Santa Vera-Cruz surgidas para venerar la Cruz desde la que Cristo nos redimió.

En la Coferencia, el Delegado de Patrimonio de nuestra Diócesis nos habló de cómo surgen las reliquias de la Cruz de Cristo y su recuperación a iniciativa de Santa Elena. El prólogo perfecto, el inicio adecuado, la realidad manifestada de forma clara, la razón que camina junto a la fe, son motivos suficientes para considerar que hemos recibido una Catequesis de fe que cambió nuestras vidas.

Gracias, de todo corazón, a nuestro querido maestro, don Francisco Juan Martínez Rojas, por su gentileza, amabilidad, cercanía, magisterio, erudición, forma de ser, genio y figura, elegancia y caballerosidad. Junto con don Antonio Garrido de la Torre, ellos contribuyeron a abrir, de par en par, las puertas de la fe que nos animaba a cruzar S. S. Benedicto XVI.


No hay comentarios:

Publicar un comentario