Blog oficial de la Cofradía de la Santa Vera-Cruz de Andújar y Muy Antigua, Pontificia, Ilustre y Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Columna, Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de los Dolores y San Juan Evangelista

viernes, 14 de junio de 2013

ANTE JESÚS ATADO A LA COLUMNA XXIII - PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD


Nuestra Cofradía se une a la petición para que la Santa Iglesia Catedral de Jaén sea declarada Patrimonio de la Humanidad, en la seguridad de que este templo, Sagrario de Cristo vivo, atesora en su ser el arte que la fe de nuestro pueblo jiennense ha sido capaz de recoger entre estos bellos y sólidos muros a lo largo de más de siete siglos.


En uno de los sitiales de la sillería coral del templo matriz del Santo Reino nos encontramos con este ejemplar relieve que nos muestra una pasaje de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo que no puede faltar en cuantas localidades celebran los días de la Semana Santa con el procesionar de esta catequesis de la entrega de Cristo por amor.

Apreciamos en esta tabla como cumple con la imaginería clásica de este pasaje evangélico. Así, leemos:

"A Cristo le debieron atar a una columna alta o a una viga, con los brazos por encima de la cabeza, de manera que todo el cuerpo quedara expuesto a la acción de los flagelos. Le golpearon, posiblemente, con un azote consistente en un mango al que se ataban tres tiras de cuero rematadas por bolas de plomo o astrágalos de carnero. El número de golpes, en la flagelación judía, era de 40, pero en la romana no había otro límite que el que aconsejara la intención de debilitar al reo sin causar su muerte. Los azotes los aplicarían, alternativamente, dos verdugos, sin perjuicio de que fueran varios más los que se fueran turnando en la aplicación del castigo. Todo el cuerpo de Jesús fue sometido a la acción de los flagelos, exceptuando la cabeza y el pecho, zonas vitales que eran preservadas para evitar el fallecimiento prematuro del condenado."

Durante la próxima Cuaresma, nuestra Cofradía recogerá en su ser la Sangre derramada por el suplicio sufrido por Cristo Rey y Señor de nuestras vidas, quemando cera roja en homenaje a esta entrega por Amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario