Blog oficial de la Cofradía de la Santa Vera-Cruz de Andújar y Muy Antigua, Pontificia, Ilustre y Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Columna, Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de los Dolores y San Juan Evangelista

sábado, 3 de mayo de 2014

ASÍ VIERON NUESTRA ESTACIÓN DE PENITENCIA (Parte 2ª)

Así vio nuestra Estación de Penitencia, en el Domingo de Ramos de 2014, maese Carlos Ángel Gálvez Moreno.
 
Carlos Ángel es un cofrade amante de la fotografía, conocedor de momentos, captador de luces, buscador de detalles que ha acompañado a nuestra Cofradía en muy numerosas, recordadas y celebradas ocasiones, convirtiéndose en cronista de momentos que los cofrades de Vera-Cruz sólo puede disfrutar y contemplar, en la mayoría de los casos, gracias a esta labor, siempre fiel, de los fotógrafos que mejor comprenden nuestra forma de hacer Penitencia pública por las calles de Andújar y sobre nuestros retablos de cultos.
 
La óptica de Carlos Ángel supo aprovechar esta luz de pronta Primavera que salió a abrazar la Cruz que Cristo lleva sobre su hombro y plasmó sobre su lienzo de pureza estas instantáneas que nos hacen descubrir el alma de un buen cofrade, de un mejor amigo y de un artista que sabe estar, esperar, atrapar y perfilar cada detalle que el más sutil de los priostes, vestidores o cofrades quiera ofrecer al ojo atento que participe de esta pública manifestación de nuestra Fe.
 
Seguid este itinerario a través de la Catequesis de la Cofradía de la Santa Vera-Cruz que Carlos Ángel Gálvez nos propone. Participad de esta oración, detenida en imágenes, que parece desear seguir moviéndose con el balanceo de fe, fuerza y maestría con que lo hacen las efigies sagradas de Dios Nazareno, la Pureza de su Madre sacratísima y la valentía del discípulo siempre fiel.
 
Gracias Carlos Ángel por tu gentileza, por tu amistad, por estar siempre junto a todas y cada una de las Cofradías de Andújar y por ayudarnos, con tu pasión hacia la fotografía bien entendida, a transmitir nuestro mensaje a todos los rincones donde la silente voz de nuestros nazarenos, costaleros y acólitos no llega.